La construcción de este proyecto se llevó a cabo partiendo de la necesidad de modernizar, optimizar y preservar el ambiente del muelle de la Escuela Naval Almirante Padilla. Inicialmente nos encontramos ante un muelle fijo que contaba con 24 pilotes en bigas de concreto con instalaciones deterioradas causantes de varios accidentes dentro de la institución. En el proceso de optimización del muelle se tomó como primera media la limpieza del lugar y la eliminación de los pilotes de concreto, dejando solo 3 para sostener los muelles flotantes. Además se incrementó la capacidad para las embarcaciones utilizadas por la Escuela Naval para el deporte náutico de los cadetes. La construcción del nuevo muelle flotante se realizó a una distancia de 4 metros de los manglares con fin de preservar la vida que se genera en este ecosistema, siendo los muelles flotantes compatibles con los manglares y generando un ambiente óptimo para las especies que habitan en este ecosistema.